Salvador Illa se marchó del Ministerio de Sanidad sin dar explicaciones en el Congreso y con el plan de vacunación sumido en un caos total.

El presidente socialista de Extremadura, el barón del PSOE, Guillermo Fernández Vara ha hecho de su capa un sayo, y supuestamente él, o  alguien de su entorno  ha modificado el protocolo de vacunación a su criterio. Este señor o alguien de su entorno, quienes justificaron el retraso en el comienzo de las vacunaciones en Extremadura al no fiarse de los resultados de la vacuna, antes de ver como actuaba en personas inoculadas en otras comunidades, ahora porque ellos lo valen, deciden cambiar el protocolo, para incluir a los altos cargos de Sanidad en esta fase de vacunaciones.

No es que nos sorprenda que otro vez un responsable socialista vuelva a cambiar los criterios a su antojo, por desgracia nos tienen más que acostumbrados a este tipo de fechorías.

El señor Guillermo Fernandez Vara o alguien de su entorno, ha eliminado unas cuantas palabras del texto original de vacunaciones para que se puedan vacunar los altos cargos pese a que no les corresponde.

El documento en cuestión decía que en esta segunda fase  se vacunarían el “personal sanitario de Salud Pública en la gestión directa de la pandemia y en función de su riesgo de exposición”, pero Fernandez Vara ha decidido suprimir la última parte la que dice y en función de su riesgo de exposición.

Así de fácil lo han arreglado, borrando esas ocho palabras ya puede vacunarse a todo el personal Sanitario con labores de gestión.

¿Se puede tener más cara?

Manuel Villegas, el ya dimitido consejero de Salud de la Región de Murcia, empleó este mismo punto del protocolo para justificar su vacunación. En una rueda de prensa, solo horas antes de abandonar el cargo, se consideró «personal sanitario de la Consejería de Salud Pública, la máxima autoridad de esa Consejería» y trabajador «en primera línea desde hace casi un año».

Dicho esto, espero que el socialista o mejor “socialisto” que haya metido la goma de borrar dimita de manera inmediata por inmoral.

 

Domingo Martín

Ver todas las publicaciones

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *